Figueras Bofill Pi Psicòlogues

Adicción… ¿al amor?

In Adicción on 26 septiembre, 2011 at 9:01

Nadie se cuestiona que existen substancias adictivas, el alcohol, la nicotina, la cocaína. Sin embargo, es difícil comprender cómo podemos engancharnos a procesos como el juego, la comida o el amor. Para entenderlo tenemos que pensar que existen conductas promovidas culturalmente que llegan a convertirse en patrones desadaptativos. Por ejemplo, de la mujer se espera que luzca, seduzca y conquiste. Del hombre se espera que inicie, deslumbre y aprese.

Una mujer que basa su éxito, social o personal, en su capacidad para seducir no aceptará que la relación alcance un nivel más íntimo, más comprometido aunque, inevitablemente, menos pasional. Un hombre, que base su éxito en su capacidad para conquistar sexualmente nunca aprenderá a valorar los silencios amistosos, las caricias despreocupadas y la belleza apacible. El problema radica en la facilidad para creer que la seducción o el sexo es amor. Justifica nuestra conducta. Genera conflicto: es un amor falso.

Utilizar el sexo, o la seducción, como una unidad de intercambio, sexo por cariño, sexo por halagos, sexo por devoción, siempre te coloca en una posición muy vulnerable. De dependencia. De necesidad. De adicción.

M.F.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: