Figueras Bofill Pi Psicòlogues

El Síndrome del Caballero Blanco

In Conflictos de pareja on 12 diciembre, 2011 at 10:11
    En el estudio de los conflictos de pareja, se ha dado nombre a un nuevo síndrome (conjunto de síntomas desadaptativos). Las psicólogas clínicas, Mary Lamia y Marilyn Krieger, lo llaman el Síndrome del Caballero Blanco.

    Se refieren, tanto a hombres como a mujeres que se enamoran de personas problemáticas o vulnerables con la esperanza de que su amor les transforme en príncipes o princesas de cuento y, al final, haya un final feliz.

    Los caballeros blancos rescatan a su pareja de los dragones (problemas económicos, abuso de sustancias, depresión, una mala relación, una vida poco gratificante), creyendo así, que se generará un fuerte vínculo entre ellos. El problema es que se trata de un vínculo basado en la dependencia y cuando su pareja se recupere, sentirán que ya no les necesitan, y el caballero abandonará esa relación en busca de otra persona que necesite (y esté dispuesta a) que la rescaten.

    Este comportamiento se debe a un deseo oculto. Lo que en realidad está buscando el caballero blanco, es su propio rescate. En algún momento ha vivido una pérdida o un abandono y, para esconder su vulnerabilidad, actúa mediante un mecanismo de rescate compulsivo hacia los demás.

    Al principio, los caballeros, son muy seductores. Detallistas, atentos, considerados… Muestran una elevada empatía hacia los sentimientos de su pareja, con la finalidad, no de comprender al otro, sino de tomar el control.

    Temen la distancia, tanto física como emocional y constantemente buscan la aprobación de su pareja para sentirse únicos y especiales. Para ello, refuerzan las debilidades de su compañero, llegando, incluso, a infantilizar a su pareja para que siga dependiendo de sus cuidados. Fácilmente muestran ataques de celos y cuando su pareja no acepta su constante despliegue de cuidados y preocupaciones, se sirven de la culpa, la crítica descarnada o, incluso, de la violencia.

    La solución no es fácil y en muchas ocasiones va a requerir ayuda de un profesional. Lo más importante es asumir la responsabilidad del propio bienestar dejando de buscar que otro se responsabilice por ti.

    M. F.

  1. Pues sí, es una narrativa interesante. Son relaciones bastante patológicas que más que basarse en el crecimiento mutuo se basan en la anulación o en la integración. Las vemos bastantes veces en las consultas y la cuestión es que, en la mayoría de las ocasiones, la demanda no es precisamente esa sensación de asfixia.

    Un tema muy interesante.

    Besos.

    • Hola, también Nardone ha escrito sobre las relaciones que se basan en el control sobre el otro. Como tú dices, suelen verse en consulta muy a menudo. Demandan malas relaciones con los hijos, problemas en el trabajo… pero la mayor parte de las veces, acaba siendo una relación de pareja insatisfactoria.
      Muchas gracias por tu comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: