Figueras Bofill Pi Psicòlogues

Ritual de duelo del enamoramiento

In Duelo por amor on 9 enero, 2012 at 12:38

Eran tan felices…. miradas arrobadas, caricias a escondidas, perfecta sincronización en todo, ¡hasta se acababan las frases el uno al otro!. Ahora ya no están juntos. Ya sea porque se ha roto la relación ya sea porque han entrado en una nueva fase.

Mantener el enamoramiento más allá del primer año no es saludable. Emocionalmente, implica vivir en una montaña rusa de pasiones, anhelos y aventura. Físicamente, implica tal desgaste, que nuestro corazón no lo resistiría. Poco a poco, el deseo es menos intenso, la rutina tiende sus trampas y comienzan los conflictos. Estar a la altura de las expectativas de nuestro enamorado es algo realmente agotador. Por eso, nos desenamoramos.

Si tenemos suerte, entramos en una nueva fase de mayor compromiso e intimidad pero menos apasionada. Las parejas que han sobrevivido al desenamoramiento han sido capaces de hacer juntas un ritual de duelo. Veamos algunos ejemplos:

  • En Navidad, en vez de regalar un perfume, una cena, o un vale por varias horas de pasión, le regala una batidora, un taladro o un recambio para la aspiradora. Ante la cara de sorpresa de su pareja, este responde “tu y yo somos del tipo práctico, ¿no?”.
  • Después de una discusión especialmente intensa, ya no hay reconciliación en horizontal. Ante la decepción, el otro dice “ya no somos adolescentes ¿no?”.
  • Toca ir a comer con los suegros y nuestra pareja nos dice que no le apetece. Se envalentona y acaba confesando que odia las comidas familiares. Tú le dices “pues ahí te quedas y ya veremos si vuelvo”.
  • La bronca que vendrá después de cada uno de estos ejemplos (o del tuyo particular) va a servir para que la pareja muestre su desencanto. Los conflictos, aunque cueste de creer, son necesarios para que la pareja pueda pasar a una nueva fase (eso sí, cuando no se cronifican) en la que se alcanzan nuevos intereses. Ahora, lo más importante es la colaboración y el apoyo mutuos y queda en un segundo plano, la pasión arrebatadora y el estar siempre de acuerdo con el otro.

    Y al final, sólo pueden pasar dos cosas, o la relación se vuelve más madura, o se rompe. Existe una tercera opción, pero es la mala, la pareja se conforma con vivir insatisfecha.

    M. F.

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s

    A %d blogueros les gusta esto: