Figueras Bofill Pi Psicòlogues

¿Cómo hacer que me escuche?

In Comunicación on 30 enero, 2012 at 17:58
    Tu hijo no te obedece, tu jefe siempre te da largas, tu pareja olvida con frecuencia lo que le acabas de decir, tu amiga cambia de tema cada vez que hablas tú…. Todas estas situaciones tienen en común que tu mensaje no ha llegado a su destinatario, o que ha llegado con poca fuerza.

    La comunicación puede ser ineficaz por varias razones. Una, la más cómoda, es que el receptor no sabe escuchar. Otra, la más común, es que no hemos transmitido el mensaje con suficiente firmeza. Os dejo algunos truquitos para que vuestro mensaje tenga el efecto deseado:

    Mirar a los ojos. Si le dices a tu jefe que quieres hablar con él mientras miras al suelo, tu jefe va a pensar que lo que tienes que decir no es urgente. Si le pides a tu hijo que recoja su habitación mientras estás a varios metros de él, puede fingir que no te ha oído. No les des esa oportunidad. Si hace falta, diles, “mírame un momento, por favor”.

    Dale la vuelta en forma de halago. Tu amiga parece impaciente, notas que va a interrumpirte en breve. Puedes decirle, “me alegro de estar aquí y poder desahogar contigo todos mis problemas. Eres una amiga estupenda”. Ella va a entender que su papel en la conversación no es sólo el de hablar, sino que esperas de ella que también te escuche a ti.

    Vincula tu petición a un refuerzo agradable. Una comida, una copa de vino, un café antes de entrar a trabajar, una caja de bombones… Busca situaciones relajadas en las que puedas emitir tu mensaje mientras la otra persona hace algo que le gusta. Así, se transfiere la sensación positiva de la comida, el café o los bombones, a lo que acabas de decir.

    Muestra tus sentimientos pero no te dejes llevar por la rabia. “Tengo la sensación de que tu cabeza está en otra parte” o “Repetirte lo mismo más de dos veces me hace sentir que participo de un monólogo y no de un diálogo”, son expresiones que no ofenden a nadie pero que abren la puerta a que el otro se interese por cómo te está haciendo sentir.

    M. F.

  1. Son recomendaciones muy prácticas. A veces se hace una mala selección del momento en el que se quiere “comunicar” y eso interfiere bastante.
    Tengo una amiga que tiene una necesidad imperiosa de explicar todos los detalles, incluyendo antecedentes pormenorizados, sobre el tema del que te va a hablar, así que en cuanto comienza alguno te echas a temblar. Ella dice que tiene que hacerlo para situarnos en el contexto y yo le comento que en realidad, esa es una creencia suya, y que en todo caso, si el oyente necesita aclaración ya se la pedirá… pero no hay forma… Es un caso perdido, jaja.. En fin, la quiero mucho, pero lo de sintetizar no está hecho para ella.

    Sin llegar a ese extremo, sí observo que muchas personas tienen una dificultad similar para ser capaz de contar lo que les ocurre y dar un espacio para que la otra persona sintonice. Claro, la otra parcela, la de escuchar lo que te cuentan en lugar de los recuerdos que te vienen a la cabeza es otra historia.

    Un tema para charlar horas.

    • Hola Walden,
      estoy de acuerdo contigo, comunicar requiere del momento, no sólo de las habilidades de ambos participantes. Seguro que cuando tu amiga habla contigo está reforzada por tus habilidades de escucha activa, quizá con alguna dosis de, “perdona, ¿qué decías?”, entiende a que te refieres con sintetizar 🙂
      Nos vemos pronto

      Melània

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: