Figueras Bofill Pi Psicòlogues

Los conflictos en la pareja son necesarios

In Conflictos de pareja on 20 febrero, 2012 at 10:12
    Muchas parejas sienten verdadero terror cuando empiezan a surgir los conflictos en su relación. Sin embargo, los psicólogos creemos que la resolución de los conflictos es clave para que una pareja realmente funcione.

    El conflicto es un proceso, en el que una parte percibe que, sus objetivos, sus ideas o sus valores están en oposición, o afectados negativamente, por los intereses de la otra parte. El conflicto forma parte de la vida cotidiana y es intrínseco en las relaciones con los demás. El conflicto existe en el interior de las personas, no se trata de una realidad externa.

    El conflicto permite detectar las áreas conflictivas y los problemas específicos a los que se enfrenta una determinada pareja. No todas las mujeres tienen que insistir a su marido para que friegue los platos después de comer. Ni todos los hombres quieren ir a la montaña mientras su esposa es feliz tostándose en la playa. Ahora bien, existen reglas a considerar para resolver con éxito un conflicto. Veamos las más importantes.

    Primera regla, no huyas del conflicto. Expresa tu enojo, tu angustia, tu irritación por al conducta de tu pareja. Permite a tu pareja que también exprese su enfado. Una buena pelea es útil para destapar el malestar, para aclarar malentendidos, para conocer los sentimientos del otro. Las personas que evitan pelear, en el fondo, están alimentando su propio resentimiento porque, en su retirada, le están cediendo todo el control a su pareja.

    Segunda regla, no valen los insultos, ni las críticas a la persona. Estos son los conflictos que han dado mala fama a los demás. Cuando discutes, deberías estar expresando tus sentimientos no descargando tu mal humor por un día difícil. Gritar, insultar, dar golpes o tirar cosas, indica que no respetas al otro. Y el respeto es esencial. Quizá no te gusta lo que acaba de hacer tu pareja pero la manera en que lo dices puede diluir completamente la función sana del conflicto: encontrar una solución que satisfaga a ambos. Las parejas exitosas, aceptan las diferencias, atribuyen buenas intenciones al otro y aceptan su parte de responsabilidad en el conflicto.

    Tercera regla, negociar. Cuando baje la intensidad de las emociones, debéis encontrar un momento para sentaros y encontrar soluciones. Podéis jugar al yo propongo y tú eliges. Uno propone soluciones (todas las que se le ocurran, incluso las absurdas) y el otro escoge la que más le guste. Sentir que el otro está haciendo un esfuerzo en beneficio de la relación es muy gratificante y, sin duda, muy sexy.

    M. F.

  1. Sí, proponer soluciones es ya una solución. Implicarse ayuda bastante a no tener tanto miedo de los conflictos. Como bien señalas, son inevitables afortunadamente, puesto que si no existieran difícilmente íbamos a mejorar como pareja o como especie.

    Un beso.

    • Hola Walden,
      cuando surge el conflicto y el otro no se implica, lo que percibes es desinterés. La huida es, en sí, un mensaje que codificamos como que no le importamos al otro. A veces, vale la pena dejarse seducir por una buena pelea.
      Gracias por tus palabras
      Melània

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: