Figueras Bofill Pi Psicòlogues

¿Podemos ser felices?

In Felicidad on 19 marzo, 2012 at 18:10
    Si nos dan a elegir, preferimos ser felices, ocurre simplemente que, a veces, no sabemos cómo. Quizá la pregunta clave sería ¿qué es la felicidad?, ¿es una palabra grandilocuente que promete más de lo que ofrece?, ¿o se trata de un concepto amplio donde caben todas las felicidades posibles?.

    Hay que hacer un gran esfuerzo para ser felices. Debemos enfrontar nuestras metas en la vida manteniendo, en todo momento, una actitud positiva. Las personas que han aprendido a tener una actitud positiva frente a las dificultades, están desarrollando, a la vez, otras características relevantes para el éxito personal. Tienen más tolerancia a la frustración. Mantienen un equilibro entre la percepción real y la percepción ideal de uno mismo. Muestran una gran capacidad para organizar sus objetivos de manera que sean realizables, es decir, concretos, asequibles y realistas. Y además, manifiestan un cierto desapego en el terreno de lo material.

    Se puede ser feliz si encuentras, en tu entorno, un momento al día en el que te sientas satisfecho (con la pareja, en el trabajo, en la salud). Si vas acumulando esos instantes en un lugar accesible de tu memoria, llegará un día en que rebosarás felicidad. Esta capacidad de almacenar experiencias positivas no viene “de fábrica”. Tenemos que desarrollar esta habilidad, domesticando la duración y la extensión de nuestros sentimientos negativos.

    Los sentimientos negativos actúan en nuestro cerebro como una adicción, creando una ilusión de permanencia. No es el caso de las emociones positivas que son intensas pero breves. Veamos un ejemplo. Nos cuentan un chiste, nos reímos y a los pocos minutos ya estamos pensando en que al día siguiente hay que madrugar o en el informe que tenemos que presentar. En cambio, si alguien nos critica, vamos a darle vueltas durante horas sintiéndonos fatal.

    Simplemente, reconociendo un momento de felicidad al día, guardándolo en la memoria y sumándolo al momento del día anterior, podemos combatir el exceso de malestar que nos genera infelicidad.

    M. F.

  1. Pues sí, hay que trabajarlo. Las preocupaciones patológicas son una especie de false friend difícil de eliminar.

    Lo que sugieres es muy adecuado y fácil de aplicar.

    Un abrazo.

    • Hola Walden,
      encontrar la felicidad se ha convertido en el objetivo fundamental de un sistema basado en el consumo. Si nos han hecho creer que consumiendo somos felices, ¿consumir en exceso, ya sea comida, ropa, amigos en facebook… no debería conducirnos a un exceso de felicidad? 😉
      Hasta pronto. Muchas gracias por tus palabras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: