Figueras Bofill Pi Psicòlogues

La autoestima se puede mejorar

In Autoestima on 16 abril, 2012 at 9:14
    La autoestima es la imagen que te evalúa y que se refleja en los espejos que tienes a tu alrededor: en la familia, en los amigos, en los medios de comunicación, en el trabajo, pero también en el que tienes dentro de ti. Una elevada autoestima supone la existencia de un número limitado de espejos que nos devuelven una imagen distorsionada de nosotros mismos. Esta distorsión puede ser por exceso o por defecto, es decir, una imagen excesivamente negativa o defectuosamente positiva. Podemos vernos repletos de imperfecciones o vernos excesivamente perfectos. Ambas imágenes están distorsionadas. Si el número de espejos en los que observamos una imagen distorsionada es considerable, entonces, tenemos una baja autoestima.

    Cada persona tiene características propias que le son altamente apreciadas. Por ejemplo, una sonrisa bonita, o un cuerpo agraciado. Sin embargo, la imagen que reflejan los espejos que nos evalúan, va más allá y refleja nuestra amabilidad, capacidad intelectual, habilidad para hacer amigos, auto-reflexión, estatus económico y toma de decisiones, entre otras características.

    Además de las habilidades que nos gustan, cada persona tiene rasgos de sí mismo que no le gustan tanto. Por ejemplo, su irritabilidad, o su frialdad, o su excesivo interés material, o su conformismo, entre otras. Y estas características también se reflejan en los espejos que nos evalúan. Conocerlas, saber que se reflejarán, mirarlas sin miedo y comprender que se pueden compensar las debilidades, nos permite vivir con un menor malestar.

    Podemos compensar nuestras debilidades cambiando pequeñas conductas. Por ejemplo, si le has gritado a tu pareja y en su espejo se refleja que no dominas tus impulsos, entonces puedes: reconocer tu defecto, dejar de buscar excusas fuera de ti mismo y simplemente, pedirle, sinceramente, que te disculpe. La próxima vez, recordarás que debes controlar tus impulsos para sentirme mejor contigo mismo y poco a poco, cambiarás esta parte de ti.

    Otro ejemplo, si has llegado tarde a una cita y en el espejo de tu amigo observas que no respetas a los demás, puedes pensar que, en el fondo, está justificado porque eres una persona muy ocupada. Si sigues observando, verás que la imagen no ha cambiado, tu amigo sigue pensando que no respetas a los demás (sin excusa que valga). No dejes de mirarte en su espejo. No escondas esa visión bajo la alfombra de tu desidia. Discúlpate (elimina la culpa que sientes) y la próxima vez llega a la hora. Tu puntualidad hará que sientas mejor contigo mismo.

    M. F.

  1. Yo utilizo un espejo de baño, de esos que tienen una parte con aumento, para trabajar lo que comentas en este post. También lo utilizo cuando quiero que alguien se sienta mal, que compruebe lo fácil que es amargarse con la autocontemplación y cómo la vista se va al granito, que es un 0,01 % de la cara, y ya toda la cara y todo el ser humanos no es más que “granito”.

    Buen finde.

    • Con lo divertido que era, cuando éramos pequeños, entrar en la sala de los espejos del parque de atracciones….
      Que malos somos con nosotros mismos cuando nos hacemos mayores 🙂
      Gracias por tus palabras
      Hasta pronto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: