Figueras Bofill Pi Psicòlogues

6 buenas razones para casarse

In Solteras vs casadas on 23 abril, 2012 at 10:42
    Necesidad de ritualizar la relación. El banquete, el vestido, las invitaciones, la ceremonia… forman parte de la iconografía de un rito. Nos permite dar sentido a nuestras vidas más allá de la rutina cotidiana. Durante todo un día nos exponemos a los demás sin amagues, celebrando, simbólicamente, el cambio de estado: de vivir con los padres a vivir por tu cuenta.

    Avanzar un grado en el compromiso mutuo. Cuando presentas a tu pareja como tu mujer o marido estás afirmando el papel que esa persona tiene en tu vida. Tomas la decisión de casarte en base a dos creencias, es para toda la vida, y es la persona adecuada. A partir de ese momento se invierte más en la relación y menos en un futuro individual

    Convertir a extraños en familia. La madre de la novia ahora es la suegra y el hermano del novio ahora es el cuñado. Las reuniones familiares incrementan el número de comensales. Te reciben como uno más, simplemente porque ahora eres de la familia (en sentido más mafioso del término).

    Envejecer juntos. Qué fácil resulta imaginarse a dos viejecitos encantadores frente a la chimenea comentando la última travesura de su nieto, sin embargo, los achaques transforman las sonrisas en muecas, y, por la mañana, guardan el desayuno en el botiquín. Aún así, cuidan el uno del otro. Han pasado por malos ratos durante su vida para llegar a este momento. Saben que son afortunados pues tienen la mejor vejez posible, aquella en que la persona que mejor te conoce te coge de la mano para subir la escalera.

    Compartir la intimidad. Parece fácil pero no lo es. Requiere mucho esfuerzo dejar que otra persona conozca tus secretos. Que te vea sin maquillaje por la mañana o sin afeitar. Que sepa que lloras en las películas de amor o de gladiadores. En la intimidad es cuando realmente somos nosotros mismos. No hace falta casarse para compartir la intimidad, cierto, pero una vez casados va a ser inevitable.

    Superar un reto. El matrimonio, ahora más que nunca, es un reto. Es más sencillo, menos costoso y más ágil divorciarse que casarse. Muy revelador, ¿no?. Muchos de los cambios vitales más significativos, se van a dar dentro del matrimonio: vivienda nueva, hijos, adolescencia, cambio de trabajo, nido vacío, jubilación… El matrimonio obliga a colaborar como un equipo, y como todo tiene un precio, se pierde romanticismo en aras de una realidad que exige ser más prácticos.

    Otras razones, aunque sean muy frecuentes, no serán tan buenas.

    M. F.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: