Figueras Bofill Pi Psicòlogues

El esfuerzo del compromiso

In Compromiso on 28 mayo, 2012 at 18:00

Imaginemos que una mañana, al levantarnos, decidimos vivir sin compromiso alguno. En un lado de la balanza ponemos el esfuerzo, y en el otro el libertinaje despreocupado. Un día entero sin complejos ni responsabilidades. Tentador ¿verdad?, pero por otro lado, codiciamos la integridad de quienes se han comprometido profundamente con una causa.

Las parejas comprometidas con su relación, los voluntarios comprometidos con la pobreza, los activistas comprometidos con el medio ambiente, los creativos comprometidos con la transformación de valores, los soñadores comprometidos con sus objetivos… todos ellos nos fascinan y, con suerte, nos inspiran.

En muchas ocasiones, equiparamos el compromiso con una obligación, es lo que debo hacer y no siempre coincide con lo que quiero hacer. En consecuencia, elegimos abandonar o persistir en una acción que, posiblemente, implica malestar pero que forma parte de lo que nos define como personas: responsables, luchadores, optimistas… o, en su contrapunto, independientes, sin ataduras, viviendo al día…

Convertirse en único dueño de tu destino, detentar una elevada autosuficiencia emocional, resulta deseable. Y si a eso, le añadimos la complicidad de una sociedad que rinde culto a la juventud, el miedo al compromiso ha pasado de ser un síntoma desadaptativo a una forma de vida. Ser autosuficiente emocionalmente no es excesivamente complicado, basta con no tener pareja estable, ir a trabajar únicamente por un sueldo y resistirse a implicarse en los problemas de los demás. Es lo mismo que hibernar, preservas la energía mientras la vida continua sin ti.

El compromiso (responsable, consecuente, esforzado) es la diferencia entre lo que la persona hace y lo que es capaz de hacer.

M. F.

  1. Vaya, a este paso firmo todos los pies de posts.
    En muchos casos el compromiso se ha camuflado con el pago de una cuota que descuentan del banco mensualmente para apoyar a alguna ONG y así, de paso, aliviar el sentimiento de culpa. Lo explica muy bien el informe Petras, cada día más actual.

    Ya sabes, imagino, por experiencia en la consulta, que el compromiso actual tiene más que ver consigo mismo que con los demás. Afortunadamente cada día, también, por otra parte, veo a más personas dispuestas a hacer algo por el bien común.

    Besos

    • Hola Walden,
      parece que la palabra compromiso, cada vez más, se asocia a la falta de libertad. La prgunta es, cuando estamos solos y pensamos en los buenos momentos pasados al lado de alguien a quien queríamos ¿la libertad nos dio o nos quitó?. ¿No nos dijeron en la facultad que el hombre era un ser social?…
      Hasta pronto
      Melània

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: