Figueras Bofill Pi Psicòlogues

Complejo de Alejandro

In Complejos on 4 junio, 2012 at 9:46

La lista de complejos es extensa, denotando una gran imaginación por parte de los psicólogos. Utilizan los arquetipos de los cuentos, por ejemplo complejo de Peter Pan – hombre que se instala en la adolescencia y se niega a madurar-, o complejo de Cenicienta -mujer que centra su felicidad exclusivamente en un hombre con el que casarse-; o referencias de origen, como el complejo de inferioridad -persona que, por miedo al abandono, se infravalora respecto a los demás-; o de la literatura, como el complejo de Brunilda -mujer que no soporta la más mínima debilidad en un hombre.

Pero existe un complejo sobre el que me consultan a menudo: el complejo de Alejandro (Magno), el resentimiento del hijo hacia el padre, porque el padre no valora o no permite que el hijo tenga éxito por si mismo o que supere al padre. Los hombres que perciben a su hijo como un competidor inmediato, hacen uso de sus propios méritos para demostrar a su hijo que no podrá superarle, habitualmente en el terreno laboral. Pero existen casos extremos en que el padre se empareja con una mujer más joven que su nuera o de mayor atractivo físico. Así, el hijo siente constantemente que no puede estar a la altura de las expectativas del padre. Funciona de manera similar a la doma de los elefantes (cuando son pequeños les atan la pata a un poste de madera del que no pueden escapar y cuando se hacen mayores ya ni lo intentan porque creen que no es posible soltarse). En la versión femenina del complejo, es la madre la que se esfuerza activamente para parecer más atractiva que su hija o para alcanzar cotas de prestigio a las que no permite el acceso a sus hijos.

La solución que me parece más efectiva consiste en realizar un ritual de destronamiento. A la carta. El cliente elige qué simboliza el poder en su familia, por ejemplo, sentarse en la cabecera de la mesa, o entrar el primero en una habitación. El rito consistirá en hacer suyas esas conductas, primero en lugares seguros, como un restaurante, o con los amigos, y después frente a su padre. De esta manera, el poder en la familia se irá desplazando del mayor al joven, dando una oportunidad al hijo de sentirse seguro con sus méritos, sus propios méritos.

M. F.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: