Figueras Bofill Pi Psicòlogues

Ser feliz aunque no puedas irte de vacaciones

In Felicidad on 16 julio, 2012 at 10:08

Si este verano te has quedado sin presupuesto para unas vacaciones de ensueño, puedes aprovechar para disfrutar de los pequeños placeres que tengas a mano. De paso, estarás desarrollando sentimientos positivos de satisfacción y placer que te acercarán a lo que los psicólogos llamamos bienestar percibido y que, en la calle, lo llaman felicidad.

Una de las teorías más interesantes sobre la felicidad preconiza que la felicidad resulta del sumatorio de muchos momentos satisfactorios de baja intensidad. Es lo que llaman teoría Botton up (de abajo hacia arriba). Esta perspectiva de la felicidad  tiene en cuenta la capacidad para evaluar  los factores externos que inciden en las necesidades internas. Por ejemplo, numerosos estudios muestran que los vínculos personales cercanos (amigos, pareja, familia, hijos) son la fuente de mayor satisfacción para las personas.

Así, si la satisfacción depende de la manera individual en que evaluamos lo que tenemos o lo que queremos conseguir, para que funcione a un nivel óptimo, debemos evaluar positivamente lo que nos rodea. Afortunadamente disponemos de dos estrategias muy eficaces para convertir lo mediocre en excelente: la imaginación y la reinterpretación.

La imaginación: te preparas un baño, enciendes un par de velas, te sirves una copa de vino, algo de jazz y te sumerges en “la piscina de agua caliente de un hotel de cinco estrellas con vistas a una playa de arena blanca surtida de palmeras meciéndose bajo una leva brisa”.

La reinterpretación: sigues en la bañera y piensas “que suerte tengo de estar aquí, en este momento, disfrutando de no hacer nada mientras otras personas están pasando calor en una playa tropical, llena de mosquitos gigantes, o haciendo colas interminables en la recepción de un hotel que no reconocen de las fotos que vieron en el catálogo de la agencia de viajes”.

En ningún caso se trata de huir de la realidad, sino de destacar las características positivas de la actividad que estás realizando, incluso de sacarle el máximo partido a lo que estés haciendo para disfrutar más intensamente de tus momentos de placer.

Más ejemplos susceptibles de reinterpretación: ir a una biblioteca para surtirte de películas que verás a oscuras mientras comes palomitas caseras;  decorar la terraza (es posible que hasta ahora no fuera más que un patio interior) con hileras de luces de colores, una tumbona y un par de plantas de considerable tamaño; volver a la biblioteca a por una novela con la que pasarás el día en la playa más cercana con tu nevera de picnic, una sombrilla, una silla y tu música favorita… y lo dicho, si te dejas acompañar en la aventura, la satisfacción se multiplica!

M. F.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: