Figueras Bofill Pi Psicòlogues

12 claves para ayudar a nuestros hijos a superar la vuelta al cole

In Hijos on 8 agosto, 2012 at 16:14

Al llegar el mes de septiembre finalizan las vacaciones escolares y las familias viven un nuevo desafío: la vuelta al cole. Año tras año se produce la misma circunstancia y, una vez más, se demuestra esa capacidad de adaptación que forma parte de nuestra naturaleza, aunque ello suponga un considerable esfuerzo de reajuste.

Tras un período vacacional caracterizado por la libertad de horarios, menor carga de responsabilidades, ocio y distensión, los niños, al igual que los adultos, también experimentan el Síndrome Postvacacional. Este síndrome, normalmente, no es más que un leve y natural proceso de adaptación entre el estilo de vida vacacional y la vuelta a la rutina que se caracteriza por cierto nerviosismo y estado de ansiedad.

Los niños, como los adultos, necesitan un período de reajuste para entrar con buen pie en el nuevo curso escolar y es que no hay que olvidar que un buen comienzo es un primer paso hacia el éxito.

Para ello aquí os dejamos algunos consejos para ayudar a superar la vuelta al cole a los pequeños de la casa:

  1. Hacer hincapié en los aspectos positivos del colegio: que no lo vean cómo una carga u obligación, la vuelta al cole ha de ser para nuestros hijos un momento especial que se ha de vivir con entusiasmo e ilusión: reencuentro con los amigos, libros nuevos , nuevos conocimientos y maneras de aprender, nuevos hábitos, más autonomía, vuelta a las actividades extraescolares que tanto les gustan….
  2. Enseñarles con el ejemplo: los estilos de afrontar la vuelta a la cotidianidad se transmiten, ésta es una buena razón para que cómo padres logremos una sincera actitud positiva que contagie a nuestros hijos.
  3. Participar con el hijo/a en las actividades previas a la entrada: hacer la compra de los libros y materiales escolares todos juntos (si se puede), hojear los nuevos libros, despertar curiosidad por los nuevos temas que van a aprender, preparar juntos la cartera, forrar los libros…
  4. Consulte con sus hijos/as sobre las actividades extraescolares a la hora de elegirlas: es importante que no se conviertan en una carga sino en una ocasión para aprender, disfrutar, integrarse e intimar con algunos compañeros.
  5. Adaptar paulatinamente los horarios: Levantar a los niños, en los días anteriores al inicio de la escuela, cada día un poco más temprano para irse habituando. Muchos niños pasan de levantarse a las once de la mañana a madrugrar a las siete, el cambio es tan brusco que pueden asociar el colegio como algo negativo y muy duro. !Lo mismo con la hora de ir a dormir!. Otros horarios que han de recuperar son los relacionados con las comidas, televisión, Internet, etc. Una vez se ha iniciado el curso es conveniente acordar, y con los adolescentes negociar, los horarios de estudio y descanso en casa.
  6. Fijar el hábito de trabajo: Aunque los primeros días no suelen traer muchos deberes, es importante fijar un hábito de trabajo que le será de ayuda a lo largo del curso. Es bueno que cada tarde hagan un repaso o realicen algún ejercicio, así se irán habituando para cuando todo esté más asentado.
  7. Acompañarlos el primer día del curso: para saludar y conocer a sus nuevos profesores y demostrarles que se van a llevar muy bien con ellos, esto les dará seguridad. Ante ese primer día, se respira cierta inquietud y nerviosismo, sobre todo con los más pequeños.
  8. Darles información y tener una buena comunicación: explicarle todo lo que le espera en ese primer día de clase, en ese nuevo curso y dejar que nos explique sus temores, necesidades y pensamientos. Es importante como padres conocer sus capacidades, limitaciones, ilusiones y expectativas en este período.
  9. Fomentar su autoestima: Repetirle que tiene capacidad para superar todas las situaciones que se proponga, transmitirles confianza y demostrarles lo orgullosos y seguros que estamos de ellos.
  10. Cuidar la salud: Hay que comer de todo y empezar el día con un buen desayuno ya que existen estudios que relacionan la falta de rendimiento escolar en aquellos alumnos que no desayunan o lo hacen de forma insuficiente. No hay que olvidar la necesidad de hacer ejercicio físico de forma habitual.
  11. No romper con la rutina veraniega de golpe: Aprovechar los fines de semana que todavía quedan del verano para hacer cosas divertidas y organizar actividades de ocio. La vuelta al cole suele ser bastante agobiante para los adultos y poder disfrutar de un fin de semana en la piscina o en la montaña ayuda a aliviar ese malestar. En la ciudad también se pueden hacer cosas divertidas y relajantes.
  12. Paciencia y tranquilidad: Suele durar unas dos semanas… 🙂

N. B.

  1. Pues sí, todos los consejos son sensatos y fáciles de aplicar y lo mejor es que si no…la adaptación ¡sólo durará un par de semanas!, igual que a mí.

    Un abrazo. Me agrada que sigas por aquí todavía publicando.

    • Hola Walden, ya ves, preparando el final de las vacaciones con tiempo para que no nos pille por sorpresa 🙂 Este post es de mi socia, Neus, especialista en infanto-juvenial. Seguro que seguirá escribiendo.
      Gracias por tus palabras
      Melània

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: