Figueras Bofill Pi Psicòlogues

Soluciones para parejas problemáticas

In Conflictos de pareja on 2 enero, 2013 at 17:44

No existe una fórmula matemática para tener éxito en un matrimonio, aunque la ciencia -y el sentido común- sugieren que si pensamos y nos comportamos de forma positiva con la pareja, mejoraremos el resultado. Esto es así para las parejas que tienen unas expectativas respecto a su pareja que se corresponden con la realidad. Pero ¿qué ocurre si esas expectativas son tan malas que la pareja se casa pensando que el otro le va a decepcionar?.

La respuesta proviene de una serie de experimentos que llevaron a cabo el equipo de James McNulty, psicólogo de la Universas de Tenesse, en Estados Unidos. Durante muchos años, este investigador ha recogido datos de centenares de parejas observando su nivel de satisfacción, sus estrategias para resolver problemas y sus expectativas a corto y largo plazo.

Encontró que en las parejas felices, ser positivo y optimista respecto a la relación, atribuir causas externas a un comportamiento inadecuado del otro (por ejemplo, está de mal humor porque ha tenido un problema en el trabajo) y gestionar los problemas de manera efectiva, no les provoca felicidad, más bien, refleja la felicidad que ya sienten.

Por esta razón, observó que las parejas que tienen problemas graves no mejoran en terapia cuando se les pide que piensen y actúen en positivo. Para estas parejas, que llegaron al matrimonio con bajas expectativas respecto a lo que podían esperar del otro, los comportamientos negativos como echarle la culpa a la pareja, exigir que el otro cambie y ser poco indulgente con los agravios, funcionan para tener un matrimonio satisfactorio.

¿Cómo puede beneficiarse una pareja de los intercambios mordaces? Según McNulty, las parejas problemáticas deben motivar el cambio en el otro y ser capaces de ajustar sus expectativas a la realidad. Frente a los gritos, los insultos o las humillaciones, intentar ver la parte positiva, o atribuir siempre la culpa a algún elemento externo, no ayuda a que el otro miembro de la pareja se responsabilice de las consecuencias de su conducta. Así, discutir, culpar, rechazar o increpar a la pareja, funciona como una herramienta motivacional para mejorar la relación. No siempre, únicamente en los casos de parejas que se enfrentan con frecuencia con graves problemas en la relación .

En resumen, el resultado más sorprendente de estos estudios es que, en las parejas problemáticas, casarse sin expectativas, sin idealizar al otro y utilizar los conflictos para motivar el cambio les conducirá a un matrimonio más satisfactorio que si utilizan estrategias más positivas, como ignorar los problemas puntuales, ver siempre la parte positiva de la relación y responder en positivo a los comentarios negativos del compañero.

M. F.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: