Figueras Bofill Pi Psicòlogues

Optimistas, realistas y pesimistas ¿de que tipo eres tú?

In Optimismo on 11 marzo, 2013 at 10:45

El optimismo es una actitud, es decir, un conjunto de pensamientos, sentimientos y conductas orientadas en una misma dirección que nos identifica y nos define. Optimista se es aunque no siempre se esté. Principalmente, el optimista se focaliza en los aspectos positivos del entorno, confía en sus capacidades para alcanzar sus propósitos y la mayor parte del tiempo, se siente satisfecho con quien es y con lo que tiene (aunque no se conforma).

En la otra cara de la moneda está el pesimista. Aquel a quien Mingote definió como “un optimista bien informado”. El pesimista juzga a su entorno y a los demás de la manera más desfavorable posible y está preparado para todas las desgracias que puedan ocurrir. Suele ser supersticioso (cree en la mala suerte), es muy consciente del sufrimiento humano y se auto-define como realista pero… ¿es cierto que podemos ser realistas?.

Parece que no mucho. La evidencia neuropsicológica cuestiona la capacidad de las personas para ser realistas. Nuestro cerebro interpreta los hechos mediante una gran cantidad de filtros que hemos ido elaborando a lo largo de nuestra experiencia. Por ello, decimos que el cerebro construye la realidad. Frente a la incertidumbre y la ambigüedad de nuestro entorno, nuestro sistema cognitivo identifica certezas donde solo había probabilidades.

En consecuencia, podemos elegir entre dos actitudes: optimista o pesimista. Y de momento, el optimismo va ganando la partida: pensamiento positivo, psicología positiva, consigue el éxito, sé feliz… Aunque empiezan a oírse algunas voces críticas hacia los mensajes exageradamente positivos. Por ejemplo, David Collinson ha acuñado el término Liderazgo Prozac para definir la manera como algunos líderes (políticos, empresarios, religiosos…) hacen un uso incoherente de mensajes positivos frente a realidades no tan positivas. Sería el caso de un directivo que proclama en tono eufórico: “no me traigas problemas, tráeme soluciones”.

En una situación como esa, los trabajadores, por miedo a perder su trabajo o a parecer incompetentes, no se atreven a comunicar a sus superiores los contratiempos que van apareciendo, con lo cual, frente a una comunicación deficiente, el trabajador se encuentra muchas veces sin el apoyo que realmente necesita (y que no tenía nada que ver con un mensaje positivo del tipo: we can!).

Así que para que el optimismo sea eficaz, no debería usarse como un mecanismo de defensa que niega las dificultades, ni debería ser la base por la que nos mostramos incoherentes entre lo que decimos y lo que hacemos. Existe un optimismo sano, un poco irracional, cierto, que nos anima a buscar soluciones y a aceptar los cambios. Y frente a este, existe el pesimismo, un poco irracional también, que nos tiene todo el día esperando a que algo, lo que sea, vaya mal para decir: “ves, te lo dije”.

M. F.

  1. Yo suelo definirme como optimista. No obstante, soy muy crítico con la actual ola de “psicología positiva”. Si estás interesada puedes indagar sobre sus curiosos inicios en las investigaciones de Seligman o el libro de Bárbara Ehrenreich sobre este mismo tema.

    Estoy completamente de acuerdo con tu definición sobre el tipo de optimismo adecuado.

    Un beso.

    • Hola, curiosamente, me volví optimista con la crisis porque nos obliga a pensar y a actuar de manera diferente. Y confío en que diferente, en este caso, signifique mejor. Por lo menos a nivel relacional.
      Gracias por tu comentario y tus recomendaciones de lectura. Un beso

  2. “Mi risa es mi espada, y mi alegría, mi escudo”

    Martín Lutero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: