Figueras Bofill Pi Psicòlogues

Heramientas personales para afrontar las crisis

In Optimismo on 21 mayo, 2013 at 11:05

Las personas nos relacionamos con el mundo según nos predisponen nuestras categorías lingüísticas. Os lo explico con un ejemplo. J. F. Kennedy, en 1959, dijo por primera vez que la palabra “crisis” en chino está compuesta de dos caracteres, uno que significa peligro y el otro que significa oportunidad. Parece que eso es falso. El primer carácter chino (mandarín) significa “peligro” pero el segundo tiene tres posibles significados: “máquina”, “mesa” y “momento”. En este último sentido, el ideograma chino “crisis” se traduciría por “momento de peligro”.

Lo interesante es que la palabra occidental “crisis” significa algo que se rompe, como un punto de inflexión. Es una palabra latina adoptada del verbo griego (krisis) procedente, a su vez, del verbo (krinein) que significa “separar” o “decidir”. Así, una de las acepciones griegas del término es la de “elección” o “juicio”, como un cruce de caminos. Por tanto, nuestra definición de crisis está más abierta a una interpretación positiva que la definición china y, sin embargo, la conceptualizamos culturalmente como una situación grave que provocará un colapso absoluto.

Aimée Mullins, una mujer que nació sin piernas y que ha sido oro paralímpico, modelo, actriz y empleada del Pentágono, es un ejemplo extraordinario de superación personal. Ella analiza la conceptualización de la palabra “adversidad” y elimina su connotación negativa afirmando “La adversidad es solo un cambio al que todavía no nos hemos adaptado”.

En este sentido, para mi, la crisis, cualquier crisis, económica, de pareja, existencial, de valores, medioambiental, es “solo un cambio al que todavía no nos hemos adaptado”. Adaptarse significa acomodarse a las condiciones del entorno. Según mi opinión, para acomodarse necesitamos sentir que podemos minimizar las amenazas, que tenemos parte del control en lo que nos ocurre. Cuando los cambios externos son muy intensos, el uso de las habilidades personales para gestionar esos cambios nos convierten en personas extraordinarias.

Afortunadamente la biología nos dotó de herramientas personales para gestionar los cambios de nuestro entorno. Generar vínculos positivos con los otros, confiar en nuestra capacidad para seguir adelante, aprender a fracasar, potenciar la creatividad y el optimismo, dar valor a las pequeñas cosas, motivarnos internamente, darle un sentido a la vida, ayudar a los demás y aprender a no dejarnos llevar por nuestras emociones negativas, son cualidades humanas a nuestro alcance para lidiar con los momentos de crisis.

En toda crisis existe la posibilidad de tomar la decisión que te llevará a vivir una vida plena (según la concepción occidental). Quien sabe, quizá a partir de ahora, los chinos utilicen nuestra definición de crisis en sus discursos motivacionales.

M. F.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: