Figueras Bofill Pi Psicòlogues

Archive for the ‘Celos’ Category

Más celos de la ex

In Celos on 9 julio, 2012 at 16:15

Su primer (o segundo) matrimonio no funcionó, o bien acaba de dejar una relación de muchos años. Acabas de conocerlo y lo primero que te cuenta es que siente que no podrá volver a querer a nadie. Tú no te lo crees porque sabes, por experiencia propia, que nos encanta tropezar dos veces con la piedra del amor. Le conquistas, os enamoráis y finalmente os convertís en pareja estable o, incluso, hasta os casáis.

Y no sabes cómo (o quizá si), empiezan los celos hacia su ex. Son celos que no se justifican. Tu pareja te repite hasta la saciedad que te quiere a ti y no a su ex. Aguanta tus quejas, gritos, llantos o enfados con la esperanza de que recuperes la razón. Pero eso no ocurre ¿por qué?. Seguramente porqué te ha mentido en alguna ocasión para evitar tus ataques, o porque se niega a hablar del tema porque sabe que te alteras con facilidad, o porque cuando ya no puede más se aleja emocionalmente de ti o, el peor de todos, porque habla de su ex con afecto.

Durante una ruptura sentimental sale a la luz lo peor de ambos miembros de la pareja. Se sufre desprecio, críticas, desencanto y toda esa situación provoca un fuerte rechazo. Pero con el tiempo, las aguas vuelven a su cauce, y con suerte, se recuerdan los buenos momentos de nuevo, o incluso se vuelve a conectar con la parte positiva de esa persona. Esto no quiere decir que haya resurgido el amor, simplemente significa que esa persona, el o la actual ex, han formado parte de su vida. Intentar que tu pareja siga odiando a su ex resulta una grave falta de respeto por la persona que es ahora.

Él o ella, tu pareja, tiene derecho a gestionar a las personas de su pasado como crea conveniente. Eso no quiere decir que tenga carta blanca para mostrarse cruel con tus sentimientos, al contrario, tú mereces una explicación, una aclaración o un refuerzo (en forma de besos, abrazos o palabras) siempre que lo necesites. A cambio, debes respetar su espacio. Debes respetar sus sentimientos. La presión para que se aleje de su ex no es algo que a tu pareja le vaya a beneficiar, al contrario, es algo que únicamente va a beneficiarte a ti porque, sin ningún esfuerzo por tu parte, otro hace el trabajo duro de eliminar una amenaza percibida.

El miedo al abandono, a no ser el mejor, a que te dejen como dejó a su ex, a que nunca estés a la altura de sus expectativas… esos miedos, te pertenecen a ti, no a la pareja. Resolver esas dudas a través de la confianza, el compromiso y del disfrute de los momentos que pasáis juntos, es un trabajo que te toca hacer a ti. Si tu pareja aprovecha cuando no estás presente para llamar a su ex o bien atiende su llamada cuando estáis cenando porque está preocupado por sus hijos, no significa que exista un complot para amargarte la vida. Simplemente, esas personas forman parte de su vida, como tú formas parte ahora y, en tu compromiso como pareja debes encontrar la manera de convivir con ello, porque aún sabiendo que existía un o una ex, decidiste darle la oportunidad de construir una nueva relación contigo. Ahora te toca disfrutarla, te lo has ganado.

M. F.

Tener celos de la ex del marido

In Celos on 12 marzo, 2012 at 7:58
    “Su ex lo dejó pero él aún la quiere”, “él cree que su ex es una mujer maravillosa y que yo no estoy a su altura”, “a mi me quiere pero el primer amor nunca se olvida”, “ella abusa de él”, son ejemplos de pensamientos que disparan los celos hacia la ex de tu pareja. Una vez los celos se han instalado en tu vida, ya nada va ser igual. Aparecerán sentimientos como la inseguridad, el resentimiento, la frustración y la tristeza. Por primera vez, comenzarás a plantearte que la relación no vale la pena, surgirán las amenazas de ruptura y finalmente él te dejará. ¿Cuando empezó a ir mal? Cuando dejaste que los celos ganaran la partida. ¿Qué puedes hacer?.

    Reconoce tu propio valor. Pregúntate por qué está contigo, ¿por despecho?, ¿por qué no encontró a nadie más?, ¿para no estar solo?. Si realmente piensas que no te quiere, tienes una mala relación, independientemente de que exista una ex o no. Normalmente, no es él quien os compara sino tú. Pero no te comparas objetivamente. Partes de la idea de que ella es mejor que tú y entonces, tu cerebro, buscando la coherencia, destaca tus debilidades frente a sus fortalezas. Dale la vuelta, si no puedes evitar las comparaciones (que ya sabemos que son odiosas) comienza pensando en todo lo bueno que aportas a la relación y que ella no supo aportar.

    Intenta comprender a la ex. Puede que ella también siente celos de ti. Se siente amenazada por tus encantos, por la manera como has enamorado al que fue su marido y piensa que también fascinarás a sus hijos. Por eso está a la defensiva contigo, por eso habla mal de ti a sus hijos. Por eso aprovecha todas las oportunidades para entrometerse en tu relación. Comprender sus sentimientos te permite anticipar sus ataques y minimizar los daños.

    Confía en tu marido. Si no confías en tu pareja, la relación no funcionará. Cuando falla la confianza, reaccionamos dominados por nuestras emociones negativas. Aparecen los gritos, los reproches, comienzas a cuestionar todas sus decisiones, a vigilar excesivamente todos sus movimientos. De repente, él se encuentra conviviendo la versión diabólica de la mujer a la que quiere. Su respuesta consiste en alejarse y no te das cuenta de que no es por su ex, es por ti.

    No lo pagues con los hijos de la ex. Los adultos, que en teoría, debemos proteger a los niños, llegamos a colocarlos en medio de dos fuegos cruzados: el que han generado sus padres y el que se está desarrollando entre la madre y la nueva pareja de su padre. La vulnerabilidad de los pequeños a las manipulaciones de los adultos es el origen de muchos trastornos emocionales. Tus celos te pueden llevar a actuar con hostilidad hacia ellos, y sólo porque están más a mano que la persona a quien realmente desprecias, su madre.

    M. F.