Figueras Bofill Pi Psicòlogues

Archive for the ‘Terapia’ Category

¿Por qué nos cuesta tanto ir a terapia?

In Terapia on 1 noviembre, 2011 at 9:36

El auto-concepto, la visión que tenemos de nosotros mismos, es lo que define si lo que hacemos es aceptable o inaceptable. Se basa en el conocimiento que hemos ido acumulando a lo largo de nuestra vida, de nuestras propias experiencias, de lo que los demás piensan de nosotros y de lo que observamos que los demás piensan de terceros. Una valoración positiva implica que estamos actuando de acuerdo con nuestra manera de ser y que es aceptable socialmente.

Ir al médico es una experiencia que, normalmente, compartimos con los demás. Mandamos un mensaje de “mira, me cuido”, “me preocupo por mi salud”. Sin embargo, ir al psicólogo se convierte en una actividad clandestina, oculta a la mirada (y a la crítica) de los demás. El mensaje que pensamos que transmitimos es “si necesito ayuda de un terapeuta es porque soy un inútil”.

Nada más lejos de la realidad. La gran paradoja es que los psicólogos basamos nuestro trabajo en las capacidades positivas de las personas que nos consultan. Sin las habilidades de crecimiento que las personas llevan consigo no podríamos promover el cambio, objetivo terapéutico por definición.

Después de hacer terapia, la mayoría de las personas nos comunican que han aprendido a conocerse mejor y a relacionarse mejor con los demás. Que la terapia les ha conducido hacia sentimientos de auto-eficacia, motivación, control y bienestar.

Ha de llegar un momento en que ir a terapia sea una actividad de la que podamos presumir, como ir al médico o a un gimnasio. El mensaje tiene que ser “mira, voy a terapia, me cuido”, “estoy aprendiendo a conseguir mis objetivos”, “me relaciono con los demás de manera más positiva”. Este es el objetivo de Figueras Bofill Psicòlogues y es un objetivo deseamos compartir con todas vosotras.

M.F.

¿Qué es la Terapia de Sesión Única?

In Terapia on 24 octubre, 2011 at 9:27

La TSU, Terapia de Sesión Única, es una estrategia diseñada y empleada en exclusiva en la consulta Figueras Bofill Psicòlogues. A partir del trabajo de Rosenbaum, Hoyt y Talmon, basado, a su vez, en el modelo de terapia sistémica breve, nosotras hemos elaborado una nueva manera de proceder en psicología.

Desde la consulta psicológica, quisimos dar respuesta a dos necesidades presentes en la sociedad actual. Por un lado, una clara falta de tiempo y dinero para realizar tratamientos largos y costosos, y por otro lado, una auto-percepción negativa cuando se decide hacer terapia psicológica. En Estados Unidos, asistir asiduamente a un terapeuta tiene un impacto positivo, tanto social como individualmente. Sin embargo, en Europa, no hemos conseguido separar el concepto de locura (en el peor de los casos) o debilidad personal (en el mejor de los casos) de la razón para acudir a un psicólogo.

En este contexto, nos pareció necesario encontrar una nueva manera de comunicar a las personas que, entre las funciones del profesional de la psicología, se encuentra la de asesorar u orientar hacia la solución del problema. Esta idea, muy popular en el ámbito de las empresas, tiene, hoy en día, poca aplicación en el campo de la consulta psicológica. Consiste en identificar la situación que provoca malestar (una mala relación con otro significativo, un sentimiento de abandono, la creencia de poca valía en el trabajo, etc), determinar qué conductas concretas se pueden mejorar, reconocer otros ámbitos donde tenemos éxito al tomar decisiones y, finalmente, buscar la mejor solución para cambiar la situación que provoca malestar.

De esta forma, surgen espontáneamente soluciones tan creativas como, delegar la responsabilidad de tener que ser perfecta, dejar de perder el tiempo en agradar a los demás, aprovechar los momentos en que sentimos soledad para conocer a personas nuevas, o llevar un registro diario de nuestra percepción de eficacia en el trabajo de manera que un día malo no signifique que no somos buenos en nuestro trabajo.

Así es como queremos cambiar la relación que existe entre la persona que acude a la consulta psicológica y el profesional de la psicología. Es responsabilidad de las nuevas generaciones de psicólogos acercarse a las personas y ofrecerles nuevas formas de participar en la terapia.

M.F.